Acerca de EQF&TF


La esquizofrenia es un trastorno mental complejo, grave y crónico. Un reto para los profesionales de la salud mental. La Terapia Familiar nació precisamente para combatirla. Está claro que por sí sola no ha tenido éxito pero, al menos, se comenzó a entenderla desde otro punto de vista.

Necesitamos una verdadera visión integradora del ser humano, una concepción biopsicosocial para conseguir avanzar en la mejora del tratamiento  de los trastornos mentales graves. Sólo con actuaciones sobre todas las áreas conseguiremos efectividad. Es decir, es necesario la medicación, pero también, intervención psicológica, la información a familias y afectados, rehabilitación psicosocial, intervención social e intervención familiar.



Y así surge Esquizofrenia y Terapia Familiar (EQF&TF) donde creemos: 
  • que se puede hacer mucho por mejorar en salud mental,
  • que una familia capacitada e informada es el mejor recurso para la persona afectada,
  • que un individuo preparado es la mejor arma para combatir la cronicidad,
  • que se puede conseguir la autonomía plena,
  • que se puede evitar que la enfermedad lo invada todo,
  • que la persona es, en primer lugar, ciudadano en toda la concepción de la palabra,
  • que se puede hacer mucho más que tomar la medicación para conseguir una vida normalizada (aunque hay que seguir tomándola mientras lo diga el médico),
  • que, entre todos, podremos dar una visión positiva de la enfermedad mental y romper el estigma social que le rodea durante siglos,
  • que la visión social es imprescindible en el binomio salud – enfermedad.


Y creemos en todo ello por que lo hemos visto y lo hemos vivido. Y para conseguirlo, ofrecemos instrumentos, claves y recursos para conseguir que los familiares y afectados consigan ser los protagonistas de su proceso, de su cambio. Comunicándonos de forma sencilla para estar cerca de ellos, de los que estudian, de los profesionales, de los que están empezando, de los que llevan ya mucho tiempo… de la sociedad. Ofrecemos, por tanto Trabajo Social y Terapia Familiar en salud mental.




“El acto del diagnóstico inicia una deshumanización del paciente, nos retira la posibilidad de identificarnos con él. Se le ha instalado en su aparato psíquico una enfermedad. Él no tiene responsabilidad de sus acciones, es incomprensible y, como dijo Dennis Scott, se le asesina la identidad. Los actos o pensamientos que el sujeto expresa no le pertenecen, le pertenece a la enfermedad”. (Barbagelata, Norberto, Intervención familiar en la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos: la terapia familiar y la psicoeducación. ¿Qué, cuándo y cómo?, Revista Redes, nº 5, 1999)

2 comentarios:

Constanza dijo...

Sergio, muy interesante tu blog, soy colega de Colombia y tuve la gran oportunidad de trabajar en una clínica psiquiátrica y realizar intervención con las familias de pacientes con esquizofrenia; pude conocer de cerca esta patología, la cual es muy dura, muy triste y de mucho rechazo no solo por la sociedad sino inclusive por sus familias; por lo que el reto de nuestra profesión en este campo es bastante grande.
Muchos éxitos en tus proyectos profesionales y personales.



Sergio Siurana dijo...

Muchas gracias, Constanza. Así es, es una realidad dura para familias y afectados y de ahí que nuestro trabajo sea importante para mejorar la vida de estas personas. Un saludo desde España y que también tengas éxito en tu vida.